Chistes cristianos sanos

Aquí tenemos una colección con los mejores chistes cristianos sanos.

Porque el humor, si es sano, aporta salud a nuestro cuerpo y a nuestro alma.

La vida espiritual también sale beneficiada gracias al humor cristiano sano. Las personas deben poder tener la capacidad de reírse de las cosas que aman, las personas que les rodean, y mantener el camino que les toca recorrer, siempre con ese toque de humor que estimula y ayuda a vivir en paz.

Desde el punto de vista del buen cristiano, los chistes sanos son aquellos que se adaptan a las propias características de la virtud, que son al mismo tiempo, un don del Espíritu Santo.

Hablar del humor sano es hablar del humor propiamente cristiano y es hablar de virtudes, no defectos. Y en la virtud, encontraremos la luz suficiente como para saber jugar y reír.


Chiste 1:

chiste sano 1

Dos sacerdotes charlando:

  • Tengo un truco para cenar gratis.
  • Ah ¿Si? ¿Y cómo lo haces?
  • Muy sencillo. Voy al restaurante a última hora de la noche, y pido menú completo, con entrante, primer plato, segundo, postre, copa y puro… después, espero al cierre, que es cuando se va el jefe. Luego, cuando viene el camarero a cobrarme, le digo que ya le pagué al jefe, y me marcho. Así de fácil!
  • Ah, pues mañana lo intentamos juntos.

Al día siguiente, los dos sacerdotes entran al restaurante a última hora, y cenan el menú completo, con postre y chupito incluido. En el momento del cierre, el jefe se marcha y solo queda uno de los camareros. Cuando viene a cobrarles, el sacerdote dice:

  • Ya le pagué a su jefe.

Y el compañero añade:

  • Y además, estamos esperando el cambio…

Chiste 2:

chiste sano 2

El señor Arthur Davidson, inventor de las motocicletas Harley se muere y va al infierno. Una vez allí, indignado, exige hablar con Dios. Sus motos son un invento bueno para la humanidad, y por tanto merece estar en el cielo.

Entonces, aparece Dios y le dice:

  • Usted es el inventor de las Harley Davidson?
  • Si
  • Pues no estés tan orgulloso de tu invento. Tus motos son inestables, hacen mucho ruido, contaminan y necesitan combustible y un suelo pavimentado para poder funcionar…

El señor davidson agacha la cabeza, se avergüenza por un momento, pero vuelve a alzarla para decir:

  • ¿Y usted es el inventor de la mujer?
  • Si
  • Pues verá usted, le hablaré de inventor a inventor. El suyo tiene graves defectos de fabricación.

1 – No existe coherencia en el diseño del parachoques delantero.

2 – No siempre responde cuando el piloto acelera al máximo.

3 – El chasis es frágil y delicado.

4 – El tubo de escape está demasiado cerca del tubo de entrada.

5 – Y los costos de mantenimiento son carísimos.

Dios le responde:

  • Tienes razón. Pero hay más hombres que montan mi invento que el tuyo.

Chiste 3:

chiste sano 3

Un sacerdote decide ingresar en una orden de frailes, que vivían en una abadía y que eran conocidos por su voto de silencio.

El silencio era tan estricto, que los frailes únicamente podían pronunciar 2 palabras cada diez años. Tras los primeros diez años, es invitado por el abad para que pronuncie sus primeras dos palabras.

El sacerdote dice:

  • “Comida fría”.

Pasados otros diez años, de nuevo el abad le invita a romper el silencio. En esta ocasión las palabras fueron:

  • “Cama dura”.

Regresa de nuevo a la vida contemplativa y pasan otros diez años más. Tras sus 30 años dentro de la orden, éstas fueron sus palabras:

  • “Me voy”.

El abad, responde:

  • “No me sorprende, desde que has venido no has dejado de quejarte!”

Chiste 4:

chiste sano 4

Una pareja de novios decide casarse en la iglesia de su pueblo. Hablan con el sacerdote para organizar todos los preparativos, y tras la ceremonia, el novio se acerca para preguntarle cuánto debe pagarle por la celebración.

El sacerdote le responde:

  • Por lo general, se suele pagar en función de la belleza de la novia. Cuanto más guapa sea la novia, más dinero se entrega al sacerdote en concepto de donación.

El novio, se gira para mirar a su reciente mujer, saca un dólar de su bolsillo, y se lo entrega al sacerdote. El sacerdote, lo toma y dice:

  • Espera aquí, que ahora te traigo el cambio.

Chiste 5:

chiste sano 5

Un mendigo hambriento llama a la puerta de un sacerdote. Cuando le abren la puerta dice:

  • Tengo hambre, ¿Tiene algo para un pobre cristiano desamparado?

El sacerdote contesta:

  • ¿Te gusta el pan del día anterior?
  • Si, si
  • Pues vuelve mañana…

Chiste 6:

chiste sano 6

Durante la misa, el cura pregunta:

  • ¿Cuántos de vosotros quieren ir al cielo?

Y todos los feligreses , levantan la mano y dicen:

  • yo, yo, yo…

El cura se fija en una señora que no había dicho nada y le pregunta:

  • ¿Usted no quiere ir al cielo?

Y la señora contesta:

  • Yo sí, pero me espero al siguiente viaje, que este va muy lleno…

Chiste 7:

chiste sano 7

Jesús reúne a todos sus discípulos y les dice:

  • Tomad entre vuestras manos una piedra y acompañadme a la cima del monte de los olivos.

Todos agarran una piedra excepto Judas, que le parecía una estupidez tener que subir al monte con tanto peso…

Al llegar a la cima del monte jesús les dice:

  • Convertiré vuestras piedras en panes, y podremos comer…

Esa mañana, todos comen , excepto Judas que se no llevaba la piedra…

Al día siguiente, Jesús reúne de nuevo a todos sus discípulos y comienzan a subir de nuevo al monte. Judas por si acaso, aunque esta vez Jesús no dijo nada, agarra una piedra.

Al llegar a la cima, Judas le dice a Jesús:

  • Maestro ¿podrías convertir mi piedra en pan?
  • Si Judas, así sea.

Y convirtió su piedra en pan.

Entonces el resto de discípulos le preguntan:

  • Maestro ¿Y nosotros qué?

Y Jesús contesta:

  • Nosotros dejamos a Judas aquí con su pan, que tenemos mesa para 12 reservada en el pueblo, el menú es estupendo…

Chiste 8:

chiste sano 8

El Papa sale a dar un paseo en el papamovil por el vaticano, pero su chófer va tan despacio que le dice:

  • ¿Te importa si conduzco yo?

El chófer le deja conducir, y entonces el Papa comienza a acelerar y pone el auto a 140 kilómetros por hora por las calles de roma…

Les para un guardia de tráfico y el Papa baja la ventanilla con los cristales tintados.

Al guardia sorprendido le dice:

  • ¿Es usted? no pasa nada, circule, circule…

El compañero del guardia se acerca y le pregunta:

  • ¿Quien circulaba en la limusina blanca?¿Por qué no le has multado?
  • Yo creo que era Dios, porque conducía el Papa…

Chiste 9:

chiste sano 9

Un fontanero entra en un convento de monjas para arreglar un problema con las cañerías y se fija que en la celda, una de las monjas tenía un loro. Entonces le pregunta a la madre superiora:

  • ¿Es suyo el loro?
  • Si
  • ¿Y sabe hablar?
  • Si, es un loro cristiano. Si levanta la pata derecha reza un ave maría, y si levanta la pata izquierda reza un padre nuestro
  • ¿Y si levanta las dos patas?

Entonces se escucha el loro que dice:

  • Si levanto las dos patas, me caigo, idiota!

Chiste 10:

chiste sano 10

Está Adán en el paraíso hablando con dios y le dice:

  • Quisiera una mujer inteligente, atractiva, culta, cariñosa, buena cocinera y que me cuide.
  • Pues te va a costar dos piernas, un brazo y un ojo de la cara.
  • Bueno, ¿Y por una costilla qué me das?

 

Puntuame!

Leave a Reply