Chistes cristianos evangélicos

Me complace darles la bienvenida a esta sección de chistes cristianos evangélicos.

Como bien sabéis, sin amor, sin fe y sin esperanza, la sonrisa solo es una mueca falsa en nuestros rostros. El humor cristiano, hoy en día es más necesario que nunca, pero hablamos del buen humor, el humor sano y cristiano.

El sentido del humor es necesario primero para estar bien con notros mismos, y segundo para alegrar el espíritu de las personas que nos rodean.

Es por ello, que hemos confeccionado los siguientes chistes evangélicos. Ya se lo dijo el ángel a María de Nazaret :

“Alégrate, llena de gracia, el Señor es contigo”

Porque la gracia y la alegría, es algo indestructible.

Recordemos también a la hija de Jairo que descansaba muerta e inerte sobre la cama, y al llegar Jesús les dijo: “¿Porqué lloráis, si no está muerta, está dormida”, y en ese momento, todos se rieron de él.

Sin embargo, de esta risa nerviosa nacería la autentica alegría.

Y qué me decís del sentido del humor irónico de nuestro señor, cuando se acercó a los pescadores, que apenas habían capturado ni un solo pez, y les dijo : “Muchachos, ¿Habéis pescado?”. La dicha y la alegría vendrían después.


Chiste 1:

chiste evangelico 1

Un sacerdote es enviado como misionero a la sabana africana. Un día, cuando caminaba de camino a la iglesia, aparece un león hambriento que corre hacía él. El sacerdote reza en voz alta y le pide a Dios:

  • Señor, ruego que evangelices a este león para que sus pensamientos sean cristianos.

Al momento, el León se detiene en seco. Junta sus patas delanteras, mira hacia el cielo y dice:

  • “Señor, bendice estos alimentos que vamos a tomar…”

Chiste 2:

chiste evangélico 2

Un cura conduce su auto de camino a la parroquia cuando se encuentra una moja haciendo autostop. Se detiene y dice:

  • Suba hermana, la llevaré al convento.

Reanuda la marcha, y la monja, cruza las piernas, dejando los muslos a la vista.

Al cambiar de marcha, el cura toca sin querer la pierna de la monja, y ésta le dice:

  • Padre, recuerde el salmo 129.
  • Lo siento hermana, la carne es débil.

Un rato después, hay una curva muy pronunciada, y sin querer, el cura vuelve a tocar de nuevo la pierna de la monja.

  • Padre, recuerde el salmo 129.
  • Lo siento hermana, la carne es débil.

Llegan al convento y el cura regresa rápidamente a la parroquia. Consulta la biblia y busca el salmo 129, que decía así:

“ Continúa tu búsqueda y hallarás la gloria”

Moraleja para las mujeres: Si no quieres quedarte insatisfecha, habla más claro.

Moraleja para los hombres: Debes saber que las mujeres nunca dicen directamente que sí.


Chiste 3:

chiste evangélico 3

Dios creó el mundo, los océanos y los mares, y después de Adán y Eva, comenzó a crear a los animales.

Creó a la gallina y le dijo:

  • Tú serás Gallina

Creó una oveja y dijo:

  • Tú serás Oveja

Creó al burro y dijo:

  • Tú serás Burro

El burro le contesta:

  • ¿cómo dice?
  • Burro
  • ¿Cómo?
  • Burro
  • ¿Qué dice?

Le puso dos orejas grandes y le dijo:

  • Burro atontado
  • Vaya!, soy el único animal al que le pones nombre y apellidos…

Chiste 4:

chiste evangélico 4

En el colegio, la profesora pregunta quienes fueron los primeros hombres creados por Dios. Pepito levanta la mano y dice:

  • Fueron Adán Perez y Eva Perez

La profesora extrañada le pregunta:

  • ¿Porqué les pones el apellido de Perez?
  • Porque lo dice la Biblia. Les dijo Dios, “Si coméis de este fruto Perez-seréis”

Chiste 5:

chiste evangélico 5

Pepito observa que su padre, antes de ir a dormir reza, pero lo hace con el cigarro en la mano y decide ir a donde el cura para preguntarle:

  • Señor cura. ¿Se puede fumar mientras se reza?

El cura le responde inmediatamente:

  • Claro que no, Pepito. Rezar es un acto de amor que hay que hacer conscientemente. Ya habrá tiempo para fumar después…
  • ¿Y al revés?
  • ¿Cómo al revés?
  • ¿Se puede rezar mientras se fuma?
  • Eso si, cualquier momento es bueno para hablar con Dios…

Chiste 6:

chiste evangélico 6

Una chica joven en la consulta del ginecólogo,  el doctor la examina y le dice:

  • Enhorabuena señorita, está usted embarazada.

La chica enfadada le dice:

  • Pero ¿está usted seguro? Mire que nunca he estado con ningún hombre…

Entonces, el doctor saca unos prismáticos y se pone a mirar por la ventana. La chica indignada le grita:

  • Pero bueno, oiga ¿Ahora qué hace usted mirando por la ventana?

El ginecólogo le contesta:

  • Señorita, la última vez que pasó algo así fue hace más de 2000 años, y vinieron 3 magos de oriente. Esta ocasión no quiero perderme el acontecimiento…

Chiste 7:

chiste evangélico 7

Pepito cansado de las preguntas del profesor, decide hacerle una él, para comprobar sus conocimientos y le dice:

  • Profesor ¿A que no sabe usted cuántos animales metió Moisés en el arca?

El profesor se queda pensando y finalmente le contesta:

  • Pues no sé Pepito, dos de cada especie, pero no sé cuántos, podrían ser… ¿Cuántos metió?

Y le contesta Pepito:

  • Ay, profesor, !cuánta ignorancia!… No metió ninguno, porque el arca era de Noe…

Chiste 8:

chiste evangélico 8

La madre superiora reúne a todas las hermanas después de la misa y les dice:

  • Estoy preocupada porque no se respetan algunos votos, y hay pecados como el orgullo y la mentira que comienzan a extenderse por todo el convento… Que levante la mano aquella hermana que recuerde lo que dice el capítulo 32 de San Lucas.

Y todas las monjas, para no parecer ignorantes, levantan la mano.

Continúa hablando la madre superiora:

  • Veis, a esto me refiero… San Lucas solo tiene 24 capítulos…

Chiste 9:

chiste evangélico 9

Estaba Jesús en lo alto del monte hablando a sus discípulos y les dijo:

  • En verdad os digo que x= y al cuadrado.

Entonces uno de los discípulos le pregunta:

  • Pero maestro ¿Qué es eso?
  • Es una parábola, ignorante…

Chiste 10:

chiste evangélico 10

Jesucristo regresa a la Tierra pero nadie cree que sea Jesucristo de verdad. Entonces un cristiano incrédulo le dice:

  • Haz tres milagros y te seguiremos…

Jesucristo entonces, entra en un hospital donde acababa de morir un anciano y lo resucita. Después se acerca a una fuente y convierte el agua en vino, después se acerca a la orilla del río y cuando intenta caminar sobre las aguas, se hunde y acaba medio ahogado en la orilla…

Los feligreses lo rescatan y entonces Jesucristo dice:

  • Olvidé que me habían agujereado los pies…y me entró agua…

 

Puntuame!

Leave a Reply