Bienvenidos a chistes-cristianos.com

Chistes cristianos

Somos una página especializada en chistes cristianos.

Consideramos que el sentido del humor debe ser una mejores maneras que tenemos para mejorar la forma de sentir de nuestros prójimos. Los chistes son algo fácil y gratuito que no supone ningún coste, ningún sacrificio, y que una vez contados, conseguimos que el mundo sea, aunque se un poquito, un lugar mejor.

En esta página, hemos separado los chistes cristianos en diferentes categorías, pudiendo clasificar algunas en chistes cortos, chistes evangélicos, para jóvenes, para niños, chistes graciosos, sanos…etc.

¿Cómo son los chistes cristianos?

El otro día el pastor nos preguntaba durante la última misa… ¿Es posible ser católico practicante y tener sentido del humor? ¿Puede un cristiano contar chistes?

La respuesta y conclusión de su discurso era un rotundo “SI”, pero con algunos matices. Los chistes cristianos no pueden ser ofensivos. No puedes hacer daño ni puedes reírte de las desgracias ajenas.

Para que un chiste sea considerado sano, y por lo tanto, cristiano, después de ser contado, el ambiente debe haber mejorado, sin que nadie en el lugar se sienta ofendido, insultado o menospreciado. Cumpliendo estos requisitos, no importa el tipo de chiste que se cuente. Siempre será considerado como cristiano.

El límite de este tipo de humor, siempre lo colocamos en la “ofensa”.

Esa es nuestra línea roja que nunca cruzaremos. Resulta de sentido común no llegar a burlarse de cuestiones fundamentales y sagradas que están en línea con la ortodoxia católica y que podrían molestar a los que tienen una visión más heterodoxa sobre la fe cristiana.

Decía Santa Teresa de Ávila :

“Dios me proteja de los Santos tristes”

La propia santa, solía comentar que nunca antes en su vida se había reído tanto como cuando se convirtió en hermana carmelita.

La madre Teresa de Calcuta también tenía su propia frase:

“Si quieres hacer reír a Dios, cuéntale tus planes”

El chiste cristiano debe basarse en la humildad. Tomarse las cosas demasiado en serio es lo mismo que no ser humilde. Las personas orgullosas seguramente tengan un pésimo sentido del humor.

Estamos hechos a imagen y semejanza de Dios. Nuestro reflejo es el reflejo de nuestro señor. La belleza, el bien, la inteligencia, el buen sentido del humor son características positivas que solo pueden engrandar al hombre.

Los propios santos reían y se divertían como seres humanos que fueron, disfrutaban de las bromas y mostraban su gracia ante los diferentes milagros.

Si tomamos las cosas demasiado en serio, el dinero en serio, la carne en serio, los negocios en serio, entonces perdemos el sentido del humor, dejamos de sonreír, y el mundo, resulta un poco más feo.

La biblia tiene muchos pasajes graciosos y susceptibles de ser parodiados, las monjas y los sacerdotes siempre están jugando en el límite entre lo que está y lo que no está bien, nuestro querido Papa, los cardenales, y hasta la guardia suiza, son motivos de mofa en algunas situaciones cómicas.

Cuenta un chiste, muestra una sonrisa, y todo cambiará…

 

Los mejores chistes cristianos?¿
5 (100%) 1 vote[s]